Noticias UNSL



This page is powered by Blogger. Isn't yours?
28 jul. 2010
 
11º Seminario del IMIBIO-SL
Absorción Pasiva Intestinal entre Vertebrados Voladores y No Voladores

El viernes 30 de julio se realizará el 11º Seminario del Instituto Multidisciplinario de Investigaciones Biológicas San Luis, a cargo de la becaria Verónica Fasulo, quien expondrá sobre: Diferencias en la Absorción Pasiva Intestinal entre Vertebrados Voladores y No Voladores.

En esta oportunidad, el Seminario tendrá lugar a las 12 horas del próximo viernes en el Anfiteatro 2 de la UNSL, ubicado frente al II Bloque (ingreso por Av. Ejército de los Andes y Estado de Israel).

Resumen del Seminario

La adquisición de materia y energía es fundamental en el sostenimiento de las funciones vitales en los seres vivos. En los animales, las limitaciones en la adquisición de energía están determinadas por diferentes tipos de factores a distintos niveles. Existen evidencias de que el nivel de energía disponible de un organismo puede ser restringido a nivel intrínseco central (Speakman and Król 2005), es decir, la función digestiva. Desde este punto de vista, es claro el rol clave que juegan tanto la digestión enzimática de los alimentos como la absorción de nutrientes. El órgano responsable primario de ambas, tanto en mamíferos como en aves, es el intestino delgado.

El hecho de que el intestino sea el sitio principal de incorporación de nutrientes permite especular que el tamaño de la cavidad intestinal puede estar asociado directamente con las capacidades digestivas, es decir un incremento en el volumen intestinal implicaría un aumento en las enzimas digestivas y transportadores de nutrientes (McWilliams and Karasov 2001) y de esta manera, se incrementaría su funcionalidad. Esta hipótesis ha recibido soporte de diversas fuentes, por ejemplo en situaciones donde ocurre hiperfagia, puede observarse a un ajuste digestivo que incluye el incremento en el tamaño intestinal, tanto en aves como en mamíferos (Guillemette 1994; Lavin et al. 2008).

Por otro lado, también existen evidencias de que las aves y mamíferos voladores tienen intestinos de menor tamaño que los mamíferos con modalidad de locomoción terrestre de tamaño corporal similar (Caviedes-Vidal et al. 2008; Caviedes-Vidal et al. 2007; Tracy et al. 2007). Sin embargo, los requerimientos energéticos de aves y murciélagos no son menores que las de los mamíferos no voladores, sino por el contrario son iguales o mayores (Nagy et al. 1999). Esta situación propone dilema interesante al preguntarnos cómo las aves y los murciélagos satisfacen el alto costo energético que demanda el vuelo, si en realidad poseen intestinos más pequeños.

Una respuesta sorprendente fue obtenida en estudios realizados en nuestro laboratorio y por colegas utilizando metodologías “in vivo” con animales intactos, empleando marcadores de absorción intestinal paracelular. Se observó que en todas las especies de aves paseriformes medidas a la fecha (omnívoros, nectarívoros y granívoros), la incorporación de nutrientes hidrosolubles ocurre prioritariamente a través de la vía pasiva (Caviedes-Vidal et al. 2007) y que ésta es considerablemente mayor que en mamíferos no voladores del mismo tamaño corporal.

Desde una perspectiva evolutiva este incremento en la absorción paracelular posee beneficios y desventajas. Entre las ventajas de la utilización prioritaria de este mecanismo se encuentra su bajo costo energético (Caviedes-Vidal et al. 2007). Los costos posiblemente sean que la alta permeabilidad que provee la absorción pasiva, sea menos selectiva permitiendo el pasaje de diferentes toxinas naturales o artificiales. Estos costos y beneficios encontrados, pueden dar lugar a la variación en la permeabilidad intestinal a bioquímicos hidrosolubles entre diferentes especies.

Sitio del IMIBIO-SL: www.sanluis-conicet.gob.ar/imibio





Email: prensa@unsl.edu.ar