Noticias UNSL



This page is powered by Blogger. Isn't yours?
11 dic. 2009
 
Premio Mauricio López
“Convoco todos a no renunciar a los valores”

El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, la Universidad Nacional de San Luis otorgó el Premio “Rector Mauricio Amílcar López” edición 2009.


Lilian Videla Bragagnolo - Premio Rector Mauricio A. López

“Convoco todos a no renunciar a los valores”, dijo en su discurso la representante de la Asociación Permanente por los Derechos Humanos (APDH San Luis), Lilian Videla Bragagnolo, quien recibió este año el Premio “Rector Mauricio Amílcar López”, así como recibieron las Menciones Especiales la diputada nacional Victoria Donda Pérez y el escritor Rolando Concatti.

Momentos antes del Acto Central se realizó en la Explanada del Rectorado de la UNSL la Colocación de una Ofrenda Floral frente al Busto de Mauricio López y de inmediato se pasó al Acto Central en el Auditorio de la Universidad.

Ofrenda Floral

La mesa académica estuvo integrada por el rector de la Universidad Nacional de San Luis, Dr. José Luis Riccardo, la decana de la Facultad de Ciencias Humanas, Lic. Martha María Pereyra González, el decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Económico Sociales, Ing. Sergio Ribotta, el vice-decano de la Facultad de Química, Bioquímica y Farmacia, Dr. Humberto de Jesús Silva, y el secretario de Ciencia y Técnica de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas y Naturales, Dr. Fernando Bulnes.

Tras entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, se otorgó la Mención Especial a la diputada Nacional Victoria Donda Pérez por su militancia en el campo de los derechos humanos y su trayectoria como diputada de la Nación. Ante su imposibilidad de viajar por compromisos relacionados a las labores parlamentarias, Julio González, responsable del Movimiento Libres del Sur San Luis, subió al escenario a recibir en su nombre la Placa recordatoria, entregada por el rector José Luis Riccardo.


José Luis Riccardo y Julio González - Mención Especial a Victoria Donda Pérez

Luego se entregó la segunda Mención Especial al escritor Rolando Concatti, por su militancia junto a Mauricio López y su larga historia en la lucha por los derechos humanos. Por razones de salud, Rolando Concatti ni pudo asistir pero hizo llegar una nota a las autoridades de la UNSL: “Me da orgullo y emoción ser asociado a Mauricio López en temas de derechos humanos, a los que dedicó tantos esfuerzos, y de los que fue en definitiva un mártir. Desde mi modesto papel de escritor he podido historiar varias de las notables actuaciones del profesor López. Él ocupa un papel central en el reciente libro Testimonio Cristiano y Resistencia en las dictaduras argentinas que se acaba de publicar”. En su nombre, la CPN Lilian Videla Bragagnolo recibió la Placa recordatoria en manos del Rector de la UNSL.

A continuación, Lilian Videla Bragagnolo recibió el Premio que lleva el nombre del primer rector de la Universidad Nacional de San Luis, Mauricio Amílcar López, otorgado por su amplia trayectoria en la defensa y promoción de los derechos humanos y por considerar que la misma se desarrolló en un contexto de particulares características y dificultades tal como lo ha sido San Luis, siempre con un compromiso indeclinable y sostenido en el tiempo, culminando en que la organización APDH (filial San Luis), a la que representa, hiciera posible el reciente e histórico juicio realizado a represores acusados de delitos de lesa humanidad.



Lilian Videla Bragagnolo agradeció a la Universidad por el reconocimiento y a su vez reconoció el apoyo de todos los que la han acompañado: “Considero que mi lucha de tantos años bregando por encontrar la justicia no fue una lucha en soledad. El hombre es fundamentalmente un ser gregario, por lo tanto para realizarse en la vida necesita del otro, y así fue mi vida, de compromiso junto a muchos otros compañeros que constituimos la APDH desde hace 25 años. El compromiso en la búsqueda de la verdad lo asumidos algunos de los que hoy estamos desde aquellos años, otros muchos que hoy no están y los que se fueron sumando a lo largo de los años. Sin dudas este premio hace que tomemos todos un mayor compromiso para reconocer la verdad de lo que pasó y exigir justicia por Mauricio López”.

Se refirió a su relación con la lucha por los derechos humanos y cómo influyó en esta el último gobierno de facto en el país: “Yo sólo quise realizar un proyecto de vida basado en la igualdad entre los hombres y no en la desigualdad y el privilegio de unos pocos, basado en la solidaridad entre los hombres para construir un mundo al servicio de todos y no un mundo organizado por unos pocos en beneficio de si mismos. Cuando llegó el 24 de marzo de 1976 no fui ajena a esa situación y tuve que vivir la experiencia de la cárcel, que marcó mi vida para siempre, pero no me quedé prendida a ese hecho, retomé mi vida de trabajo y lucha junto a aquellos que por la memoria de los que fueron muertos y desaparecidos por la dictadura debíamos exigir juicio y castigo, teniendo presentes la generosidad y entrega de aquellos que ofrendaron su vida sin esperar jamás una retribución”.

También contó cómo vivió con la APDH el regreso de la democracia: “A nuestra asamblea se incorporaron abogados del foro local, representantes de partidos políticos, otros de sus miembros en la investigación de los distintos casos ayudando en el armado de las causas, tratando de atravesar el muro de silencio que había dejado la dictadura. Este trabajo quedó plasmado en el Nunca Más, y sirvió para iniciar las demandas judiciales exigiendo verdad y justicia”.

En cuanto a la sanción de la ley que declaró nulas las leyes de impunidad en el año 1995, Lilian Videla explicó que “de esta forma se abrió la posibilidad de reabrir las causas por todos los crímenes aberrantes producidos por los genocidas en el país, así la APDH San Luis junto con el Movimiento Ecuménico Mendoza y familiares, en agosto de 2006 seguimos la reapertura de todos los juicios, y se logra que se reabran todas las causas, pero sólo llegan a juicio oral las causas por la muerte de Graciela Fiochetti, las desapariciones de Pedro Valentín Ledesma y Santana Alcaraz y los tormentos a Víctor Fernández. Hoy a casi 34 años de la toma del poder por la junta militar podemos decir por fin que la justicia en San Luis es digna de reconocimiento y respeto. Genocidas recibieron la sentencia ejemplar para todo el país, de condena perpetua y cárcel común. Rescatamos la inestimable labor del doctor Enrique Ponce, que fue el abogado que llevó adelante junto a la APDH y familiares este juicio histórico”.

En cuanto al rol de las universidades en la defensa de los derechos humanos, “hoy nos urge atender la violación de los derechos económicos, sociales y culturales que generan millones de desempleados en el mundo, por eso este es nuestro compromiso junto a la comunidad. Las universidades públicas, en el deber de mantener una mirada crítica sobre toda actividad productiva y sus impactos sobre la población, deben mantener una distancia crítica con total independencia para desarrollar sus investigaciones. Convoco todos a no renunciar a los valores, a ser solidarios, a estar atentos y volver a tener esperanzas, finalmente necesitamos de la tolerancia, el compromiso y el respeto para discutir y resolver las cuestiones pendientes, de nosotros depende lograr el salto de construir una sociedad más humana”.

Luego tomó la palabra el rector de la Universidad Nacional de San Luis, Dr. José Luis Riccardo, quien recordó que “este acto siempre es y será, hasta que la justicia termine su labor, una nueva instancia para pedir justicia por la desaparición de Mauricio López. Es también una oportunidad para evocar la necesidad de preservar la memoria, con instinto de conservación y compromiso”.

En cuanto a la premiada, Lilian Videla Bragagnolo, expresó que sin la insistencia en la búsqueda de justicia, de ella y sus compañeros institucionalizados en la APDH, “no hubiera sido posible contra todos los obstáculos, trampas y artimañas, que se llegara a la materialización de los juicios por crímenes de lesa humanidad en San Luis. Aún cuando no han sido juzgados todos responsables, sin duda ha sido un juicio histórico que realza la esperanza en la justicia. En nombre de la UNSL quiero felicitar y honrar ese trabajo, y a todos los que trabajaron en ello”.

Agradeció también a Victoria Donda por acompañar a la Universidad en la lucha y la discusión de la creación de nuevas universidades. Y, en alusión a las tres figuras reconocidas en este acto por el Día Internacional de los Derechos Humanos, dijo: “El reconocimiento se hace a ciudadanos militantes de un compromiso cívico y entregado al riesgo, la tarea incansable a favor de los derechos humano y por su defensa en los campos de la acción, la ley, la escritura y el pensamiento vivo por la dignidad y la libertad humana. Les entregamos en nombre de la institución el más cálido y fraterno saludo”.

Para dar cierre al acto, el grupo vocal Inti Huasi (foto: abajo) brindó un breve espectáculo en el escenario del Auditorio Mauricio López.







Email: prensa@unsl.edu.ar