Noticias UNSL



This page is powered by Blogger. Isn't yours?
22 nov. 2004
 
SAEBU/Información General

Encuesta: Situación socio-económica de salud estudiantil

La Secretaría de Asuntos Estudiantiles y Bienestar Universitario (SAEBU), está llevando a cabo una encuesta de la situación socio-económica de salud estudiantil. La misma es obligatoria para todos los alumnos de la UNSL, comenzó a implementarse el 15 de noviembre pasado y finalizará el 20 de febrero de 2005.

Es obligatoria porque desde la Secretaría Estudiantil se necesita recolectar la mayor cantidad de información para saber en qué situación de salud y situación económica se encuentran los alumnos de la Universidad.

Esta encuesta fue aprobada por el Consejo Superior y se va a implementar igual que la encuesta académica; hay mesas informativas en todas las facultades para que los estudiantes puedan informarse acerca de cómo llenar las encuestas.

El sistema es bastante sencillo , incluye una serie de opciones y comprende varios aspectos: el socio económico, es decir en qué situación económica se encuentra el alumno, si es del interior, cuánto dinero recibe por mes, si los padres viven o no, si vive solo o con los padres, porque eso genera un cambio notable en los hábitos del alumno; después está el aspecto de salud, es decir, si el alumno tiene algún tipo de enfermedad crónica o no, si fuma o no, si está vacunado contra la hepatitis B, cómo se alimenta, cuántas horas duerme, si practica deportes o no, si quiere saber información sobre drogadicción, tabaquismo o alcoholismo, entre otras cosas.

El alumno que vaya a realizar un trámite, deberá llenar las dos encuestas, tanto la académica como la de salud. A partir del año 2005 éstas serán anuales.

Además se va a llevar a cabo el control médico anual obligatorio. Cada vez que el alumno quiera hacerse atender deberá llevar la libreta de salud para ir formando la historia clínica. Esto se va tratar de implementar en el momento de la inscripción del alumno.

Salud Estudiantil: Campaña contra la Hepatitis “B”

La Secretaría de Asuntos Estudiantiles y Bienestar Universitario informa que el Ministerio de Salud está entregando dosis gratis para la vacunación contra la Hepatitis “B” a las Universidades y a los Centros de Salud.

En San Luis para realizar la vacunación pueden concurrir al DOSPU, mientras que en Villa Mercedes se pueden acercar al Hospital de dicha ciudad. Cabe recordar que la aplicación es totalmente gratis.

Según Julio Dondo, Secretario de SAEBU se han conseguido a través de DOSPU unas 600 dosis gratis con el compromiso de que seguirán entregando más cantidades de la misma.
Cada alumno se deberá aplicar tres dosis de la vacuna, luego de la primera aplicación, la segunda será a los treinta días y la tercera a los sesenta.

En el caso de que no se consigan más dosis gratuitas, desde la SAEBU de la UNSL, se tratará de obtenerlas a un precio accesible con un valor aproximado de $5.50, teniendo en cuenta que en las farmacias están a $8.

Verano 2004-2005: Camping La Florida

La Universidad Nacional de San Luis, como todos los años, ofrece a todos los estudiantes la posibilidad de pasar la temporada de verano en el camping La Florida. El mismo abre sus puertas a partir del 20 de diciembre del corriente año. Las tarifas serán las mismas que las del año 2003, para los estudiantes universitarios es de un $1 por día, al igual que para los alumnos de la Escuela Normal Juan Pascual Pringles y para los particulares, es decir, para los que no poseen relación alguna con la UNSL, deberán abonar una tarifa de $4 por día.

En el caso de los estudiantes de la universidad para ingresar al complejo deberán presentar la tarjeta magnética o la tarjeta universitaria, de tal manera que lo acredite como alumno de la institución; y en el caso de los alumnos de la escuela Normal Mixta deberán presentar el DNI.

El Camping La Florida, como lo hace anualmente, brinda la posibilidad de realizar distintas actividades recreativas, cuenta con un quincho restaurante y la proveeduría necesaria. También es importante destacar que los estudiantes cuentan con un servicio médico las 24 horas del día y durante toda la temporada. Por otro lado, el Camping está siendo refaccionado en todo lo que es la infraestructura, la terminación del complejo nuevo de duchas para hombres y mujeres, se está trabajando en el arreglo del techo del salón multiuso y al mismo tiempo en nuevas parcelas, podando plantas y se ha contratado personal especializado en mantenimiento, seguridad las 24 horas, personal de informes, entre otros.

Para mayor información, los interesados pueden dirigirse a la Secretaria de Bienestar Universitario, ubicada en el segundo piso del Comedor Universitario, en Rivadavia 1029.

Especial: El deporte en la sociedad

Esta nota ha sido realizada por las pasantes alumnas de la Licenciatura en Comunicación Social, Analía Orozco y Valeria del Olmo.

Desde un aspecto ideal, un buen deportista debería brindar un servicio para la sociedad y para el mundo, ya que el deporte en su estado puro, sólo habla de beneficios. Este aspecto es también válido para los deportes individuales porque el beneficio que éste produce en quien lo realiza actúa en forma directa sobre su medio.

Por otro lado, mucho de los valores que poseemos podrían ser sostenidos aunque sea en forma parcial por la estructura deportiva, ya que ésta actúa como un positivo co-educador.

Aún después del mal llamado fracaso deportivo se pueden aprender muchas cosas. Este concepto de fracaso mucho tiene que ver con la estructura social “culpógena” que no le admite al denominado perdedor la caída de las ilusiones e idealizaciones que fueron puestas sobre él o sobre su equipo. Éstas en la mayoría de los casos, representan al deseo de grupos de personas que frente a su propia imposibilidad de realizar tales deportes, anhelan que el jugador o el equipo cumplan con sus deseos. El juicio y la crítica en los casos de “pérdida” son muy injustos.

El fracaso debería denominarse “frustración temporal” o “pérdida momentánea”, así como la crítica despiadada debería dar lugar a una actitud reflexiva, aquella que a veces se genera cuando perdemos algo valioso de orden particular.

Pero ocurre que esta identificación con nuestros ídolos es tan fuerte y tan poderosa que hasta hablamos en plural, no perdió ni ganó el equipo, sino que “perdimos” o “ganamos”. Este es un valioso aunque peligroso factor inherente al acto deportivo.

Por supuesto que el deseo humano es tan poderoso y consistente que ante una pérdida del partido reaccionamos “a posteriori” con un “la próxima vez ganamos”, “seguro”. Pero también ocurren otras cosas, como la decepción, la tristeza, “la bronca”, el enemigo, la violencia, el mal humor, etc.

Es de este modo cómo el deporte influye tanto positivo como negativamente dentro del núcleo de la sociedad y es por esta influencia que debe ser tratado en profundidad por las ciencias sociales.

Un síntoma de mala salud social es la ausencia de deportes en su seno. Todas las sociedades así lo tienen entendido. En nuestro país, cuando ganaba Gabriela Sabatini, ganábamos todos, ganaba la Argentina. Hasta tal punto es el grado de identificación masiva que se produce frente al éxito del deportista nacional que se llega a nombrarlos por apelativos familiares como Gaby o Diego.

Son pocos los países cuyas comunidades no practiquen algún tipo de deporte. El beneficio del deporte es de una histórica evidencia, motivo por el cual lo encontramos aún en las civilizaciones más antiguas. Pero, ha sido posible constatar que, si los países mantienen poco o ningún tipo de deporte, su canal saludable son muchas veces las fiestas religiosas o conmemoraciones civiles con todo el profundo significado que éstas poseen en el mantenimiento de la estructura social. ¿Y cuántas veces han podido verificarse el orígen tanto religioso, como mitológico, como histórico de un deporte? ¿Será por esto que el deporte cala tan profundo en el psiquismo emocional de las sociedades?

Este aspecto emocional es claramente observable tanto en la juventud como en las personas maduras y aún en muchos ancianos, así también como en paralelo lo es, en los pueblos más antiguos, en los modernos y aún en los contemporáneos. La persistencia de estos sentimientos probablemente esté relacionada con la profundidad de los aspectos que convoca los que de hecho pertenecen a la naturaleza humana en toda su extensión.

Por sí mismas, las actividades deportivas en forma controlada y orientada pueden ser practicadas desde la más tierna infancia hasta épocas muy avanzadas de los seres humanos, permitiendo en éstos últimos una saludable vivencia de juventud que coincide con sus naturales y consecuentes beneficios físicos, psíquicos y sociales que el deporte genera en todos aquellos que lo practican en forma sistemática y progresiva. Para finalizar, el deporte mejora profundamente la calidad de la vida de todos los atletas.

Fuente de esta nota: Dr Jorge Garzarelli (Orígenes del deporte)

Etiquetas:






Email: prensa@unsl.edu.ar